Aprende

Cómo tener plantas sin tierra

Quizás ahora te estés preguntando, cómo tener plantas sin tierra, aquí te enseñaremos cómo. El cultivo de plantas sin suelo, inicialmente, fue desarrollado como una alternativa para producir ciertos cultivos en áreas desérticas. Así, se aplica para lugares de condiciones climáticas severas y cuando no existe un suelo con los nutrientes adecuados.

Desde el desarrollo del primer cultivo de plantas sin suelo, se han creado diversos métodos con el mismo fin. El cultivo en agua o arena es ahora una alternativa de solución a los problemas de nutrición de las plantas. Durante mucho tiempo, el cultivo de plantas sin tierra fue muy laborioso. Pero hace unos treinta años se simplificó al punto que ahora cualquier persona puede realizarlo en su hogar.

Beneficios de cultivar plantas sin tierra

Los beneficios y ventajas de cultivar plantas sin tierra saltan a la vista:

  • Cuando se cultivan plantas sin suelo en soluciones acuosas o sustratos artificiales, se pueden obtener rendimientos muy altos.
  • El equipo en el que se cultivan las plantas puede ser fácilmente esterilizado. Por lo tanto, se reduce el riesgo de enfermedades de las plantas y el daño de las plagas.
  • Con este método de cultivo, no se necesitan fertilizantes orgánicos y se descarta la necesidad de tierra fresca.
  • Finalmente, parte de los procesos laboriosos para el mantenimiento de las plantas en crecimiento puede ser automatizado.

Todas estas ventajas hacen que el cultivo de plantas sin suelo sea particularmente valioso en granjas de efecto invernadero. Estas pueden estar ubicadas dentro de las viviendas sin terrenos disponibles, como en las grandes ciudades. También es ideal para aquellos lugares en que los métodos usuales de cultivo de plantas no son factibles.

Tipos de cultivos sin tierra

La facilidad de tener un proceso de cultivo que garantice una producción adecuada, le dio fama al cultivo sin tierra. Actualmente existen diversas técnicas que permiten obtener cosechas dentro de casa sin un mínimo uso de tierra.

Hidroponía

Este método de cultivo se usa con mayor frecuencia en lugares de condiciones adversas para la planta. Para que las plantas puedan crecer sin tierra, se reemplaza el suelo con agua destilada. En dicha agua neutra se introducen los minerales importantes para la floración, fructificación y crecimiento del cultivo.

Aeroponía

Aunque muchos consideran a esta técnica como un subtipo de las técnicas de hidroponía, tiene particularidades que la distinguen. Debido a que las raíces de las plantas pasan el mayor tiempo en el aire, tienen menos riesgo de enfermedades. También se elimina el riesgo de contaminación por la presencia de pesticidas en el suelo. El beneficio principal, es que permite tener cultivos durante todos los meses del año, por lo cual resulta sumamente productivo.

Qué tipos de plantas se pueden cultivar sin suelo

Los métodos de cultivo de plantas sin suelo están bien desarrollados y pueden recomendarse para una amplia variedad de plantas. Constantemente los laboratorios que tratan los problemas de nutrición en plantas, evalúan especies para probar la factibilidad de esta técnica.

Sin embargo, todavía no existe un material oficial que nos dé una lista de los cultivos factibles. Desde aquí buscamos llenar la brecha existente, aunque sin intentar ser demasiado exhaustivos.

Mediante estos métodos se pueden cultivar plantas aromáticas y diversas hortalizas. También es posible cultivar frutos como fresas y zarzamoras, incluso frutos más grandes como la papaya sandía, plátano y piña.

Soluciones nutritivas para el crecimiento de las plantas

La composición de la solución nutritiva es extremadamente importante cuando se cultivan plantas sobre sustratos artificiales. Cuando se hace, se deben cumplir los siguientes principios:

  1. La solución nutritiva debe incluir todos los nutrientes necesarios para el crecimiento de la planta. Sin estos nutrientes, las plantas no pueden desarrollarse normalmente.
  2. El contenido de sales y nutrientes se determina en función a la velocidad de absorción y tipo de planta.
  3. Es importante elegir no sólo la proporción de nutrientes, sino también la concentración total de la solución. Debe ser lo suficientemente alto y al mismo tiempo no tóxico para las plantas.
  4. Es necesario seleccionar mezclas de sales que no generen gran diferencia en la absorción de cationes y aniones. De lo contrario puede producirse una fuerte acidificación o alcalinización de la solución.
  5. Se debe tener especial cuidado al seleccionar las sales que contienen nutrientes vegetales necesarios para las plantas. Principalmente, porque algunos cationes y aniones pueden afectar negativamente en el crecimiento y desarrollo de las plantas.
  6. Al preparar soluciones nutritivas, se debe tener en cuenta la calidad del agua utilizada.
  7. La proporción óptima de nutrientes y la concentración de la solución pueden depender de la estación, el clima, etc.